Justicia Racial y Económica

El personal de ACCE Instituto se ha comprometido a ayudar a los miembros de la comunidad desempacar y hacer frente a los problemas que les afectan más-especialmente porque son ellos/as y mismas/os los/las que ayudan a llevar a la justicia económica, racial y social. Es en esa tradición que el otoño pasado ACCE Instituto decidió desarrollar un análisis y un marco a través del cual organizaciones y sus miembros pueden distinguir problemas y desarrollar planes de campaña teniendo en cuenta Raza y la Clase Económica, dos de los sistemas de opresión más impactantes y divisivos que nuestras comunidades enfrentan hoy. Aunque reconocemos que existen otros sistemas críticos de opresión presente en la vida de las personas y deben abordarse, hemos optado por centrarnos en la manifestación y rola de la raza y clase, debido a su papel significativo en las brechas de justicia que enfrentan las personas aquí en California.

Después de meses de investigación, planificación, y pruebas estamos muy contentos de lanzar nuestro programa de entrenamiento combinado justicia racial y económica (REJ) con los organizadores y miembros de la comunidad.

La realidad es que la cuestión de a QUIEN la pobreza impacta en California, tiene una fuerte dimensión racial. El QUE y el POR QUE de las próximas batallas por los californianos pobres seguirán teniendo una dinámica racial, desafortunadamente esta dinámica a menudo  es incógnita en la orientación estratégica de la mayoría de grupos de justicia económica. Sin embargo, el trabajo crítico de unir a la gente pobre a través de líneas raciales, incluyendo a gente blanca, es una estrategia que muchos grupos de justicia racial no utilizan, lo que les deja a estos movimientos innecesariamente pequeños de lo que tienen que ser, para hacer frente a sus problemas. Un enfoque singular en la disparidad económica o inequidad racial sin un fuerte análisis de la justicia racial Y económica, no refleja con precisión el panorama político en California. Este diagnóstico parcial conduce a estrategias y decisiones de campaña que no abordan de manera integral la realidad de la base que intentamos organizar, no evalúan ni abordan con precisión los motivos de la oposición, y echa de menos un componente clave para alcanzar el campo de los posibles simpatizantes.

La formación (JRE) expone un análisis y marco que tiene por objeto facilitar un diálogo de aprendizaje organizado alrededor de la intersección de la justicia racial y económica, donde jugadores clave en la organización forman un lenguaje compartido, brindan las diferencias a la superficie, y se alinean alrededor de metas comunes. A continuación, puede empezar a pensar abiertamente  y críticamente sobre cómo esta nueva orientación estratégica se puede aplicar a una campaña. El objetivo es ayudar a las organizaciones a ver el impacto más amplio de sus problemas, lo que les permite desarrollar campañas que toman en cuenta estas cuestiones más adecuadamente. El resultado conduce una campaña más enfocada que impacta a un conjunto más amplio de personas.